Lunes, 26 Junio 2017
Inicio / Contenidos / CRÓNICAS: Rufus Wainwright. Teatro Principal de Zaragoza, 6/6/17. Por Stabilito, D. y Ángel Burbano
Rufus Wainwright en el Teatro Principal de Zaragoza. Foto, Ángel Burbano

CRÓNICAS: Rufus Wainwright. Teatro Principal de Zaragoza, 6/6/17. Por Stabilito, D. y Ángel Burbano

Hay noches mágicas por los acontecimientos que ocurren por casualidad, otras, sin embargo, vienen programadas de antemano y tienen que luchar contra las expectativas, uno de los sanguinarios monstruos del siglo XXI. Ayer el vetusto Teatro Principal de Zaragoza vivió una de las segundas saliendo totalmente indemne. La presencia de Rufus Wainwright se convirtió de inmediato en uno de los deberes para cualquier amante de la música desde que se informó de ella. El americano repetía en la ciudad después del FIZ de hace unos años pero esta vez lo hacía en un marco incomparable que llenó sus venas y arterias de público sediento de melancolía.

Fue en el piano de cola donde surgieron los momentos más cálidos de la velada, sentimiento puro, barroquismo extremo, operístico de vez en cuando pero volviendo al pop con el giro más inesperado. El neoyorquino es eso, puro exceso vocal. Canciones como Vibrate, A woman’s face, The Sword of Damacles o Jericho convirtieron al Principal en un hervidero de escalofríos y gemidos de placer. El artista tiene eso que pocos guardan en sus bolsillos, el poder de emocionar de Buckley con la cercanía que no pudimos, o no tuvimos tiempo de, acariciar de Elliot Smith. Ovación tras ovación, Rufus Wainwright atacó (es cierto que con menor éxito cuando se colgaba la guitarra) su colección de grandes éxitos, Greek song, Cigarettes and chocolate milk, Poses, Going to a Town o la consabida versión del Hallelujah de Leonard Cohen (a pesar de que dijo que no la volvería a tocar con Trump en la Casa Blanca).

Finalmente, todos en pie tras dos horas de Rufus al 100%, con sus chascarrillos, sus gorgoritos y su plena presencia escénica que hizo que no se echara en falta a nadie más en las luces del escenario. Un regalo para los oídos, un aprendizaje para el alma. Zaragoza hierve.

Texto, Stabilito, D.  Fotos, Ángel Burbano
[email protected]

Te podría interesar

Levy Pants - Actos involuntarios

GRABACIONES: LEVI PANTS – Actos involuntarios (Autoeditado, 2017). Por Stabilito, D.

En ocasiones hay que dejarse llevar, hay que olvidar la parte matemática de la música …