Inicio / Contenidos / CRÓNICAS: Enrique Bunbury. Pabellón Príncipe Felipe. Zaragoza, 16/12/17. Por Stabilito, D. y Ángel Burbano
Bunbury en el Príncipe Felipe el 16 de diciembre de 2017. Por Ángel Burbano
Bunbury en el Príncipe Felipe el 16 de diciembre de 2017. Por Ángel Burbano

CRÓNICAS: Enrique Bunbury. Pabellón Príncipe Felipe. Zaragoza, 16/12/17. Por Stabilito, D. y Ángel Burbano

Decía Guardiola de Mourinho que en la sala de prensa era algo así como el puto jefe, el  puto amo. Una sensación parecida se asienta en los cuerpos de los asistentes a la experiencia que propone Enrique Bunbury en su Ex Tour, la gira en la que ha embarcado a sus Santos Inocentes para defender, entre otras cosas, su último disco, Expectativas, que sigue creciendo escucha tras escucha asentándose como una de las mejores creaciones del maño en toda su carrera. Con puntualidad rotunda y con un sonido y un juego de luces perfectos Bunbury y su banda salieron a escena para atacar uno de los mejores setlists que se recuerdan del aragonés errante. Nadie echó de menos ninguna canción, los amantes de su carrera en solitario se sintieron importantes y los hechizados por la época de Héroes rozaron los orgasmos y las combustiones espontáneas.

Santi del Campo pronto demostró el porqué de su fichaje y es que el saxofón que aporta lleva el sonido de Los Santos Inocentes a un universo sónico totalmente distinto. Una banda que ya se ha convertido por méritos propios en la mejor del panorama rockero en castellano (y si se topan con el Stabilito del 2008 recuérdenle que se trague sus palabras).  La ceremonia de la confusión, La actitud correcta o el nuevo himno, Cuna de Caín, se mezclaron con temas notables como Porque las cosas cambian, El rescate o El hombre delgado que no flaqueará jamás. Todos los palos del rock americano y puntos de jazz y de cabaret para el alboroto general. Los guiños a Héroes del Silencio fueron los más coreados siendo Maldito Duende uno de los momentos que agitan el alma, ponen el vello de punta y hacen que la vida merezca la pena. Canciones necesarias hoy en día como De todo el Mundo o El Extranjero no faltaron en la mejor noche de Bunbury en su ciudad natal.

Con Lady Blue y La Constante se despidió en escena bajo el clamor popular de un Pabellón rendido antes de la batalla. Una noche épica que requeriría de adjetivos más brillantes que los que puede aportar servidor. Aquí y allá, Bunbury manda. Es el puto amo.

Texto: Stabilito, D. / Fotos: Ángel Burbano / Álbum completo de fotos
[email protected]

Te podría interesar

NOA, el 7 de junio de 2018 en el Teatro Principal de Zaragoza. Foto, Sonia Lapena

FOTOS: NOA y Miguel Ángel Berna. Por Sonia Lapena y Ángel Burbano

El concierto de NOA en imágenes, el pasado 7 de junio en el Teatro Principal …