martes, 20 noviembre 2018
Inicio / Contenidos / GRABACIONES: Héroes del Silencio – El mar no cesa (EMI, 1988). Por Stabilito, D.
Héroes del Silencio. El mar no cesa (EMI, 1988)
Héroes del Silencio. El mar no cesa (EMI, 1988)

GRABACIONES: Héroes del Silencio – El mar no cesa (EMI, 1988). Por Stabilito, D.

Treinta años, ¿qué estaba haciendo usted en 1988? ¿En qué punto de partida estábamos? Fíjense que servidor era un mocoso de cinco años que apenas sabía distinguir la realidad de la ficción, únicamente se diferenciaban por el hilillo de sangre de la herida de costumbre en rodillas. Aquellos pantalones con mil parches, aquellos partidos en los que te jugabas más que la vida por veinte duros. En esa época ocurrieron cosas, hechos históricos para unos, antigüedades para otros; pero algo queda claro, la indiferencia no era el titular. Si algo ha marcado la cultura musical de nuestra tierra es el nacimiento, la vida y la muerte (y resurrección) de Héroes del Silencio. Para bien y para mal. Andreu, Bunbury, Cardiel y Valdivia deciden lanzarse a la aventura tras sus corredurías ochenteras (todos adoramos a Santi Rex, todos) y todo cambió. No vamos a hablar de la historia de Héroes del Silencio, vamos a hablar de su primer largo. El mar no cesa. Ese mar, sin lugar a dudas el Mediterráneo que da y quita, que marca los suspiros y devora mares. Ese mar temible en su resaca. Mar adentro abre la obra capital, de muñeca loca y voz profunda, Morrison y Morrisey haciendo un intercambio con sus dobles personalidades, el fornicio y la avaricia onanista, el golpe en la mesa y las frases que todos conocemos de sobra porque sabemos que morir ahogado puede ser dulce.

Los golpes de Andreu marcados por la reverberación de la época suenan contemporáneos cuando entra el chorus de Valdivia y convierten en Hace tiempo en otro de los mejores temas del cuasi adolescente grupo que parece ya viejo cuando habla de cambios a peor, ¿se puede ser anciano a los 21 años? He conocido a unos cuantos. Los ochenta aparecen en Fuente Esperanza y cuando uno espera escuchar a Sabina o a Ana Belén aparece algo distinto, surgen versos épicos y sombríos hablando de paisajes teñidos de nocturnidad y uno comienza a leer a William Blake para no ser el último de la clase. Y es entonces cuando comienza No más lágrimas y sientes que Dublin está a la vuelta de la esquina y que no hace falta hablar de  barrios míticos cuando has pasado toda tu vida corriendo por las calles de la inmortal Zaragoza. Y comienzas a imaginar cómo serían los conciertos de esos años para que volaran tantas cabezas.

Somos fans del vinilo y obviaremos Olvidado y La visión de nuestras almas porque sí, porque creemos en la justicia poética y porque al compacto le quedan sus últimos segundos de vida. La lluvia gris aparece juguetona marcando el final de la primera cara y uno tiene siempre presente a Santiago Auserón en cualquiera de sus facetas. El riff de Flor Venenosa y el ataque de la voz de Bunbury es uno de los “must” de la historia de la música en castellano, aullidos a la Luna y paciencia absoluta. Y si no hablamos más de Cardiel es porque siempre cumple, inagotable desde un segundo plano para que Juan Señor se lleve la ovación del Municipal. Y en 2007 acabamos allí, tú y yo, y nos miramos como nos mirábamos en aquellos años y criticamos Agosto, lo reconozco. Pero el Gancho tiene poderes místicos y esta vetusta península tiene haces de luz entre tanta maldad. Las olas pausadas suenan en El Estanque (qué gran inicio para una gira de reunión) y Valdivia crece hasta hacerse un gigante y sus dedos dictan sentencias que solamente los humanos más valientes pueden comprender. Es un himno, uno de esos con peculiaridades como que la voz no suene hasta mitad de la canción y los versos sean únicamente una anécdota.

La Isla de las Iguanas es Caribe, es rock en vaso de cubata, es la hombrera que asciende y el rizo de laca que cae, es el juego de los psicotrópicos, es la danza frenética bajo los efectos de los fármacos de Aldous Huxley, es Gauguin pintando en Tahití. Y otro guiño a Elvis en …16, teníamos una cita y llegaste más tarde que tu sombra y el engolamiento de Bunbury dejando a Jaime Urrutia blasfemando tras el telón. Un disco que cierra con Héroe de Leyenda es más que una carta de presentación, es una obra que parte, un grito en la oscuridad. Treinta años y avanzamos en distintas direcciones pero seguimos igual, unos en los focos y otros tras ellos pero todos sabedores de que forman parte de la mitología de la ciudad. El mar sigue trayendo botellas con mensajes indescifrables.

Héroes del Silencio – El mar no cesa (Emi, 1988*)

Stabilito, D.
[email protected]

*esta fecha corresponde a la edición del disco, aunque no vería la luz el álbum hasta meses después, el 6 de febrero del 89.

  • Videoclip Mar Adentro
  • Héroe de leyenda / TVE
  • / Costa Cálida
  • / Iberpop

Fotos de Javier Clos, años 1988/1989

Héroes del Silencio. El mar no cesa (EMI, 1988)
Héroes del Silencio. El mar no cesa (EMI, 1988)

Te podría interesar

Sol Lagarto en Las Armas, Zaragoza. 18/11/18. Por Stabilito, D.

CRÓNICAS: Sol Lagarto + Mama Kin + Malaventura. Las Armas, Zaragoza. 18/11/18. Por Stabilito, D.

Vivimos en una ciudad que colma sus calles con genios y locos; en ocasiones todos …