Inicio / Contenidos / CRÓNICAS: Gabriel Sopeña. Castillo de Sádaba, 17/7/18. Por Alejandro Elías
Gabriel Sopeña, Sádaba 2018

CRÓNICAS: Gabriel Sopeña. Castillo de Sádaba, 17/7/18. Por Alejandro Elías

Hasta el imponente y excelso Castillo de Sádaba nos desplazamos el pasado viernes para ver en directo a Gabriel Sopeña, uno de los grandes maestros cancionistas en la reciente historia de la música en Aragón. Uno de esos artistas que abrió camino, sin duda, y sirvió de faro para las siguientes generaciones. Sopeña sacó hace año y medio su más reciente trabajo “Sangresierra” y no se prodiga mucho en directo, por eso cuando hay ocasión conviene no perdérsela. Y no sólo por ver y oír, como digo, a un maestro de la canción, sino también por ver y oír a su banda de directo. Y es que se puede afirmar, casi con total seguridad, que Gabriel Sopeña lleva en estos momentos el mejor combo de músicos de Aragón. Así lo pudieron comprobar y degustar los casi 100 asistentes que se congregaron en una de las pequeñas estancias al aire libre del castillo donde se celebró el concierto, sin duda uno de los mejores lugares para presenciar música en directo de calidad, máxime cuando esa misma noche se va a producir un eclipse de luna. Un marco incomparable, pues, para ver y oír la colección de canciones que Gabriel nos tenía preparadas. Comenzó interpretando sus últimas composiciones, esas que conforman “Sangresierra” , y así sonaron por ejemplo “Estaciones”, “Como antorchas” o “Esta voz” en lo que ya se podía intuir como un arranque excepcional en cuanto a sonido se refiere. Y es que desde el principio del show ya deslumbraron sus músicos: Fletes desde la batería, como un reloj suizo, apoyado a la perfección por Guille Mata al bajo, con Óscar Carreras poniendo las melodías de piano y Javi Pérez y Jorge Gascón rematando los arreglos con sus dos guitarras electro acústicas; y todos ellos haciendo coros y cantando. Al frente un Sopeña que se mueve y se expresa en el escenario como si estuviera en el salón de su casa. Y es que tablas no le faltan al este profesor. Invitó a sus músicos a abandonar momentáneamente el escenario para interpretar, él solo, las que son sus canciones más palpitantes. Y fue ahí, en ese momento, cuando la emoción ya se podía cortar con un cuchillo entre las filas del público. “Armando al amor”, con acústica y armónica, fue el punto álgido de este set que condujo a la gente a levantarse en ovación. Pero faltaba “Cass”, claro, esa gran canción de Más Birras que Gabriel compuso junto a Mauricio Aznar cuando contaba con 27 años. De nuevo subieron los músicos para atacar la última parte del show, con canciones más recientes como “Queda tan lejos el cielo”, “El brillo del volcán” u otras más antiguas como “El hombre del tambor”, nuevo guiño a su etapa birrera. Como gran contador de historias, Sopeña explica el origen de cada tema, contando a los espectadores los pormenores de sus composición y alumbramiento, hecho sin duda que se agradece desde abajo. Ya para terminar y como bis final, la banda interpretó “Apuesta por el rock n’ roll”, buque insignia del cancionero sopeñista y, por qué no decirlo, del cancionero del rock español en todo el mundo. Larga vida, pues, a las grandes canciones y a los festivales de música en Aragón.

 

Texto: Alejandro Elías

Te podría interesar

Presentación de O Zaguer Chilo. Foto de Luis Lorente

FOTOS: O Zaguer Chilo. Por Luis Lorente

Resumen en fotos del concierto de O Zaguer Chilo en las Fiestas del Pilar de Zaragoza …