sábado, 26 septiembre 2020
Tarque. Sala Oasis, 10/11/18. Por Stabilito, D.
Tarque. Sala Oasis, 10/11/18. Por Stabilito, D.

CRÓNICAS: Carlos Tarque. Sala Oasis, Zaragoza. 10/11/18. Por Stabilito, D.

A nadie le cabe dudas ya que Carlos Tarque ocupa una habitación en el Olimpo del rock patrio, su agrietada voz, su imponente presencia y su actitud le aúpan al altar de los sonidos más americanos. No obstante, durante toda su carrera ha ido coqueteando, con mejor o peor acierto, con los palos más radiables del género. Fruto de ello es tener en el bolsillo a un público, cuanto menos variopinto, desde los rocketas que aseguran ver el primer concierto de M-Clan en la rotonda de Delicias, hasta los que se emocionaron viendo en televisión a la triunfita de turno versionar un gran clásico de la banda. Todos entran en el mundo Tarque. Pero el que creyera que el “chileno-murciano” iba a tirar por la vía fácil del himno a corear se cayó con todo el equipo.

Joan Jett gritando lo que todos amamos hacía prever que la velada iba a estar colmada de decibelios, de sudor y de contundencia, no fue un espejismo, la banda que acompaña a Tarque es de primera, Carlos Raya a la guitarra, Chapo González al bajo y Coki Giménez a la batería, escojan y acierten. Los serpenteantes riffs de Raya se imponían ante una base rítmica que hacía que nadie en la sala echara de menos al clan de los murciélagos. Canciones como Ahora y en la hora, Heartbreaker, El diablo me acompañará o Cactus en el Corazón suenan a diez cañones por banda y, si me apuran, a otra decena más. Tarque, mucho más centrado que en otras ocasiones en la ciudad, se mostró como el showman que lleva por donde quiere a la audiencia que colma la Sala Oasis.

Alguien que se acuerda de Paul Rodgers y de Rosendo Mercado a la vez (Fire and Water de Free y ¡Qué desilusión! De Leño) y que se sale del binomio Beatles-Stones, es alguien que ha mamado mucho rock and roll. Y sí, hubo guiños a M-Clan con una elección soberbia, Perdido en la Ciudad, Se hizo de noche cuando te conocí (posiblemente el mejor momento de la velada) y Calle sin Luz; y sí, también hubo guiño para el público mainstream que llenó de teléfonos móviles el recinto para inmortalizar Miedo, en una moda que a servidor le sigue pareciendo estúpida como poco.

Hora y media de rock que dejó satisfechos a todos. Tarque no ha cambiado, es el mismo pero está purificando su alma, endureciéndola y preparándose para el Jucio Final del Rock and Roll, porque al final, como bien sabe él, todos buscamos amor.

Stabilito, D.
[email protected]

Las entradas para tus conciertos

Te podría interesar

Almendra Garrapiñá son Nº1 de los 20 discos aragoneses de 2020 en la 3ª semana

Los 20 discos aragoneses más votados de 2020 en la 3ª semana

Cambia la primera posición de los discos aragoneses más votados de 2020, que ocupa ahora …