domingo, 22 septiembre 2019
Inicio / Noticias / Balance del Slap Festival de la décima edición: sold out
Durante la actuación de A-Wa en el Slap Festival 2019. Foto de Gustaff Choos.
Durante la actuación de A-Wa en el Slap Festival 2019. Foto de Gustaff Choos.

Balance del Slap Festival de la décima edición: sold out

Han sido 4 500 las personas que han acudido al Slap Festival de la décima edición llenándose el aforo del Camping Zaragoza Ciudad.

No puede haber mejor regalo de aniversario para la recién ternimada décima edición del Slap Festival que dar la noticia de la venta de todas sus entradas. El balance, un día después de la finalización del evento referencia de la música negra por estas partes de Europa, es de 4 500 espectadores, con más público familiar que nunca, todo teniendo en cuenta que ha habido 41 grados a la sombra.

La celebración de la decena lo ha realizado Desafinado Producciones, entidad organizadora, llevando adelante más actividades que nunca. Han sido más de 30 actuaciones con grandes nombres como los de A-WA, Bejo, Systema Solar, Hot 8 Brass Band o Freedonia desde el Camping Ciudad de Zaragoza de este festival que apoya el Ayuntamiento de Zaragoza y Cervezas Ambar.

La décima edición de Slap! Festival cierra con el mejor regalo de cumpleaños posible: sold-out

Que la décima edición del Slap! Festival iba a ser histórica se preveía, ya que contaba con dos factores clave: ola de calor y el programa más extenso de sus diez años de vida con más de 30 actuaciones. Sin embargo, este aniversario también se ha cerrado con el mejor regalo posible: el cartel de “no hay entradas”. Y es que por el Camping Municipal de Zaragoza han pasado más de 4 500 espectadores a lo largo de estos intensos tres días; el máximo establecido por la organización para garantizar la comodidad y buen rollo que lo caracterizan.

Sin duda, la piscina del festival ha concentrado el máximo protagonismo, no solo como antídoto perfecto contra las altas temperaturas, sino porque este año casi toda la programación giraba en torno o dentro de ella. Para quienes preferían disfrutar “a remojo” del Slap!, la piscina ha servido de pista donde practicar clases de ‘Pool Train’ o bailar las sesiones de dj’s como Dj Pimp, Ms Von Disko, Peon Kurtz (de Def Con Dos), Xtrarradio y dos miembros de Violadores del Verso: R de Rumba y Sho-Hai.

Mientras, por el escenario AMBAR han desfilado los principales conciertos destacando la única cita en España de las israelís-yemenís A-WA; el cierre de gira de Freedonia; la cumbia colombiana de Systema Solar; los ritmos del vudú caribeño de la poderosa voz de Moonlight Benjamin; el despliegue de Hot 8 Brass Band, una de las formaciones más reconocibles de Nueva Orleans; Battle of Santiago, quienes manejaron como nadie el post rock de influencias cubanas; o Speedometer, un grupo fundamental del funk de los 70. Pero tampoco han faltado propuestas más inclasificables como el Bigott, las belgas Juicy, el rock sin etiquetas de Za!, los recién ganadores del Ambar Z Music, Rosin de Palo, y el deslenguado Bejo, que regaló uno de los momentos más inolvidables de esta edición: reparto de caramelos y chapuzón en la piscina ante el subidón de un entregado público que no paraba de gritar ‘otra’.

Un público que crece cada vez más, en número y en variedad. Grupos de amigos, parejas, amantes de la música negra, incluso cumpleaños y despedidas de soltera. Todo cabe en el Slap, porque precisamente la marca de la casa es generar el clima perfecto: un festival sin colas ni aglomeraciones para disfrutar de buena música en directo, talleres infantiles relacionados siempre con la música, césped para bailar descalzo o echarse la siesta, foodtrucks variadas para picar algo en cualquier momento del día, mesas corridas para compartir comida y charla, zonas con aspersores de agua y zona de alojamiento para descansar por la noche con opciones para todos: bungaló, tienda de acampada o albergue. La cuestión es disfrutar de un fin de semana de festival con la sensación de estar de vacaciones. De hecho, ésta es una de las razones principales de que, año tras año, el público familiar aumente no solo a pasar el día, sino también a alojarse, agotándose en apenas unas semanas los bungaló a la venta. Y es que muchos han elegido el Slap como destino para comenzar el verano con los peques, entre los que se encontraba hasta un bebé turolense de 10 días, el espectador más joven de la edición y de la historia del Slap.

Sin embargo, también los jóvenes han aumentado considerablemente esta edición a consecuencia de una apuesta de la organización por abrir la programación a géneros musicales emergentes y, también, sin duda, por la bonificación especial de un 50% de descuento para menores de 21 años. Además, son los espectadores más incondicionales de actividades como el torneo de baloncesto 3 contra 3 y, sobre todo, los campeonatos nacionales de ‘breaking 1 vs 1’ y ‘all styles 2 vs 2’, organizados por AC Versus y que este año ha reunido a más de 60 bailarines profesionales venidos de Zaragoza, pero también de Huesca, Madrid, Valencia y distintos puntos de Cataluña.

Aunque por el camping también se oía hablar vasco, inglés y francés. Y es que parece que el Slap! ha conseguido hacerse un hueco firme en el calendario de festivales de verano alternativos, aquellos que ofrecen un cartel variado de calidad sin necesidad de nombres de radio fórmula. De hecho, una de las enseñas de Slap! es que la gran mayoría de asistentes conoce máximo dos nombres del cartel, pero vienen convencidos de que la propuesta les gustará y que descubrirán nuevas opciones.

Una alternativa que convence y que este año ha conseguido su reafirmación total con un histórico ‘sold-out’. Y todo ello respetando al máximo un entorno privilegiado de más de 77.000 metros cuadrados de camping en cuyo césped no se ha visto ni un papel ni un plástico. Y es que esta edición ha apostado más que nunca por el eco-sostenibilidad con medidas medioambientes como el vaso único, una pulsera cashless para acceder al recinto y abonar todas las consumiciones de comida y bebida, así como una app que sustituyese folletos con la programación. Además, se ha trabajado al máximo la movilidad con propuestas como la marcha organizada de bicicleta junto al espacio La Ciclería o la marca de patinetes Circ, premiando a aquellos que subieran con estos medios de transporte. También, un sistema para compartir taxis con descuentos, el bus turístico del Ayuntamiento de Zaragoza con música en vivo y totalmente gratuito, así como el refuerzo en frecuencia y trayecto de la línea 41 del autobús urbano durante el evento.

Sin duda, una edición histórica en cifras en todos los aspectos que confirman lo que se preveía, el Slap! Festival cumple una década en su mejor momento, convencido de que su propuesta ha calado sin perder su esencia, defendiendo una programación genuina y con una máxima: que al marchar lo hagas con una sonrisa y con el firme propósito de volver (y a poder ser en bungaló).

Te podría interesar

Anunciado el Monegros Desert Festival 2020

Habrá Monegros Desert Festival 2020 tras no celebrarse desde 2014

Se trata de “la última oportunidad de bailar en el desierto” en palabras de la …