Tierra Vertical - El bosque se hizo canción

GRABACIONES: Tierra Vertical – El bosque se hizo canción (Autoeditado, 2020). Por Stabilito, D.

Un lustro han tardado Sergio Urgelles y su tropa en volver a la palestra para recitar una lección que se saben de memoria. Tierra Vertical vuelve en 2020 tras haber consolidado el sonido que comenzaron en Supertónica (2014) y continuaron en su EP Baila, magia, baila (2015). El estribillo por bandera y la defensa del ritmo a negras para que se desee volver a sus directos el día en que el cielo se vuelva a abrir. El bosque se hizo canción tiene una paleta de colores que surgen del nuevo indie pero no se deja amedrentar por la moda y recurre a los solos de guitarra cuando debe hacerlo y a guiños al folk en Todos los Santos o al rock más espacial en Besos sin bailar.

El universo de Urgelles deja letras personales y llenas de colores saturados, los acordes mayores se apoderan del lamento y formar una delantera más asistente que goleadora pero igual de efectiva. Hay espacio para el nervio eléctrico donde sobresale Parapente, un pequeño tesoro que brilla por sí mismo en la oscuridad de la arboleda. Ojos ya apareció en Supertónica y parece encontrar su sitio en cualquier parte y una continuación perfecta en Montañas Rusas, la cual puede plasmar perfectamente el sonido que busca el grupo, subidas y bajadas a pecho descubierto, la atracción del enchufe y la explosión arrastrada con el cambio de sílaba y de tono. La calma de Pájaros y ardillas sabe a madera húmeda y contrasta con la explosión tribal de Insuficiente que busca y encuentra el discurso onírico, la voz en off que repasa cada página con la memoria de un trovador. Doce millones de meteoritos nos recuerda que Jota no sería Jota si aprendiera el arte de la dicción y dejara de ir al excusado en las noches maleables.

Es esta una obra capicúa, prácticamente comienza como acaba y pueden ser los dos temas que más despisten al público debido a su excesivo brillo: Ya están aquí y Dentro del laberinto (guiño a Bowie y colaboración de Javi García Vega al trombón y Roberto Gómez a la trompeta), mantienen el mismo perfil y alertan al oyente de que la película ha comenzado y ha terminado, y seguramente sean más infelices que la semana pasada. Tierra Vertical decide cuándo comienza y termina el juego y solamente nos queda el alivio de la era digital para volver a resetear nuestros recuerdos.  Cuando un grupo encuentra su sonido dentro de la amalgama de influencias tenemos que celebrarlo y este es uno de los casos que gritan la obviedad y nos hacen conscientes de que la música es lo mejor de la vida. Joder.

Stabilito, D.
[email protected]

Las entradas para tus conciertos

Te podría interesar

BELMAR – Principio de Impermanencia

GRABACIONES: BELMAR – Principio de Impermanencia (Autoeditado, 2020). Por Stabilito, D.

Iván Berrendo ha sido y es sinónimo de gusto en las seis cuerdas. Emancipado como …