Durante la rueda de prensa de presentación, de izquierda a derecha: Luis Ángel Almárcegui, Presidente de la Asociación Silvis, y José Manuel Glaria, Secretario.
Durante la rueda de prensa de presentación, de izquierda a derecha: Luis Ángel Almárcegui, Presidente de la Asociación Silvis, y José Manuel Glaria, Secretario.

Las empresas de alquiler de equipos de vídeo, iluminación y sonido piden cambios de legislación

La asociación SILVIS -de empresas de alquiler de equipos de vídeo, iluminación y sonido- reivindica que las leyes les permitan existir como sector.

Ser tenidos en cuenta como sector. La Asociación SILVIS, de empresas de alquiler de equipos de vídeo, iluminación y sonido, han realizado una rueda de prensa en la sede de CEPYME Aragón para dar a conocer la situación de su área así como proponer medidas para sobrevivir. Su actividad llega hasta el 4% del PIB y desde esta entidad calculan que supone unas 100.000 personas trabajando en España.

En empresas de su perfil, la situación aseguran que es muy negativa. «A día de hoy y como consecuencia de la crisis del COVID-19, los problemas a los que en SILVIS veníamos haciendo frente desde hace más de diez años, se han agravado dramáticamente». Para intentar salir a flote reivindican «la negociación de un Convenio Colectivo propio, y una legislación laboral que contemple las variables específicas de nuestro sector, así como la creación de un Epígrafe del Impuesto de actividades económicas o CNAE (Clasificación Nacional de Actividades económicas) específicos y adaptados a nuestra actividad profesional.»

Consideran que son «dos puntos importantes y a los que añadimos otro propio de la situación que estamos viviendo como es el cambio en los criterios de aplicación de los ERTES». A ese respecto «recientemente se ha modificado el régimen de los ERTE en el sentido de que se prorrogan hasta septiembre, pero con cambios que penalizan a las empresas que no pueden reanudar su actividad por las restricciones sanitarias».

Esta asociación no es nueva. Lleva en activo desde 2009. Este es un sector directamente vinculado a la música, ya que no es común realizar un concierto sin equipos de luces y sonido. No obstante estas empresas van más allá de los eventos culturales y trabajan también para cualquier tipo de acción empresarial con público así como para la comunicación y el turismo.

Nota de prensa completa de SILVIS

SILVIS, la Asociación de Empresas de Alquiler de Equipos de Vídeo, Iluminación y sonido se constituyó en Zaragoza en el año 2009 cuando uno pequeño grupo de empresas dedicadas al sector decidieron fundarla con el objetivo de poner en común las preocupaciones y dificultades a las que hacían frente y entre las que destacaban principalmente dos: la ausencia de una regulación laboral y fiscal propia, y por otro, el desconocimiento por parte de las administraciones de las particularidades de su sector.

Un sector que va más allá del mundo del espectáculo, pues las empresas integrantes de SILVIS son responsables de proporcionar servicios técnicos y material así cómo personal cualificado a importantes sectores económicos como son la cultura, el evento empresarial y el mundo de la comunicación y el turismo. Una actividad con importante peso económico, pues supone nada menos que el 4% del PIB y se calcula que da trabajo a unas 100.000 personas en todo el país.

A día de hoy y como consecuencia de la crisis del COVID-19, los problemas a los que en SILVIS veníamos haciendo frente desde hace más de diez años, se han agravado dramáticamente. Motivo por el cual, la asociación ha decidido reorganizarse con el objeto de convertirse en un interlocutor autorizado ante las diferentes administraciones capaz de sentarse a dialogar para encontrar una solución conjunta que ponga fin a los problemas que venimos sufriendo históricamente y que, a día de hoy, continúan sin estar resueltos.

Nos referimos, concretamente, a la negociación de un Convenio Colectivo propio, y una legislación laboral que contemple las variables específicas de nuestro sector, así como a la creación de un Epígrafe del Impuesto de actividades económicas o CNAE (Clasificación Nacional de Actividades económicas) específicos y adaptados a nuestra actividad profesional. Dos puntos importantes y a los que añadimos otro propio de la situación que estamos viviendo como es el cambio en los criterios de aplicación de los ERTES.

Recientemente se ha modificado el régimen de los ERTE en el sentido de que se prorrogan hasta septiembre, pero con cambios que penalizan a las empresas que no pueden reanudar su actividad por las restricciones sanitarias. Dos ejemplos: por un lado, se bonifica más la cuota de seguridad social a los trabajadores que la empresa puede reincorporar, que a aquellos otros que deben seguir en el ERTE por falta de actividad.

Por otra parte, las bonificaciones de cuotas para los trabajadores que deben seguir en el ERTE son decrecientes mes a mes, hasta convertirse en un simbólico 35% en el mes de septiembre. Y finalmente, los efectos de los nuevos ERTE se extienden solamente hasta septiembre cuando en muchos sectores económicos afectados –entre ellos el nuestro –no se espera una significativa recuperación del negocio hasta bien entrado 2021.

Todo ello no se ajusta a las necesidades de los sectores económicos que, como el nuestro, tienen la actividad paralizada casi al 100%, porque ¿con qué ingresos se espera que paguemos las cuotas a la seguridad social de los trabajadores que siguen en el ERTE por falta de trabajo? Los sectores de actividad estacional y de temporada como es el de los eventos, necesitan un régimen de ERTES mucho más beneficioso, más flexible y con mayor proyección temporal que el legislado actualmente.

Nuestra actividad está paralizada debido a la restricción de aforos en los eventos congresuales, deportivos, corporativos y culturales. Con esos aforos, cuya idoneidad no cuestionamos puesto que lo primero es la salud, nuestro sector está paralizado y solicitamos un plan específico como están haciendo otras asociaciones y/o federaciones empresariales a lo largo del país y de un plan concreto para el sector de eventos. Respecto a las restricciones de aforo y otras medidas de protección, quizás sea el momento de combinar las medidas obligatorias con una apelación más decidida a la responsabilidad personal en el marco de una sociedad madura. Esa sería una vía
con enorme potencial para superar la actual situación de estancamiento en el tratamiento social de la pandemia.

Cabe destacar que esta nueva etapa que hoy SILVIS comienza, pasa por la reciente incorporación de un buen número de empresas aragonesas del sector siendo actualmente hasta 20 empresas las que conforman la asociación y que se han unido a la asociación dispuestas a trabajar por el interés común de todos. Algo que sin duda nos da fuerzas y esperanza en esta nueva andadura.

Además, contamos también con la colaboración de ASTAVEA, la Asociación de Técnicos Audiovisuales de Aragón, que aglutina tanto a trabajadores por cuenta ajena como a los que realizan su actividad en calidad de autónomos, y que como nosotros, se enfrentan a la misma situación de desamparo ante la falta de regulación de nuestra actividad profesional.

Por último, cabe destacar que esta nueva etapa de SILVIS, pasa por su incorporación a la Federación Nacional de Asociaciones empresariales de nuestro sector, FEAVI, con el objeto de tener más peso en la defensa de nuestros intereses ante la Administración.

Las entradas para tus conciertos

Te podría interesar

Imagen del puente hacia 'El Bosque Sonoro' donde tocará el 12 de septiembre León Benavente

Desafinado Producciones se reinventa con ‘El Bosque Sonoro’, en Mozota

León Benavente inauguran el 12 de septiembre los conciertos de este espacio natural que lleva …