lunes, 20 septiembre 2021
Natalia Lacunza. Auditorio de Zaragoza 12/12/21. Foto, Carlos Gurpegui
Natalia Lacunza. Auditorio de Zaragoza 12/12/21. Foto, Carlos Gurpegui

CRÓNICAS: Natalia Lacunza. Auditorio de Zaragoza, 12/1/21. Por Carlos Gurpegui & Carlota Magaña

Unicornios a la hora de la merienda

Cada “generación genera” sus propios iconos, que reúnen virtudes y sentimientos de un público para cada ocasión. En estos tiempos son además influencers de estilo y, en especial, de una forma de ver y de afectarse con el mundo. Los medios, la tele, las redes, comienzan a construir sus fetiches, ídolos, ídolas, que en contados casos sobreviven al más de lo mismo, para comenzar a mostrarse sinceras en sus propuestas y apuestas.

En la Sala Mozart del Auditorio de Zaragoza, Natalia Lacunza obsequió al juvenil respetable con un concierto reflejo de todas estas inquietudes. En su esperado estreno maño, hizo de altavoz centennial de los modos y maneras con las que respiran los chiques de hoy en día. Y así, Lacunza se mostró con absoluta y sorprendente comodidad, como si el público maño estuviera todas las tardes tomando algo con ella. Porque claro, seis p.m. cincuenta minutos de concierto y diez de bises, una hora, no daba más que para merendar.

Ataviada preparada con magnífico look, desde el minuto uno la empatía de Lacunza hizo de gran hilo de Ariadna para tejer partituras cómplices sensibles al tatareo. El tema más redondo de la velada fue su ‘Gata negra’, canción bandera que mostró las virtudes del sonido de su Tiny Band —Teresa Ganges al teclado, Paula Ruiz al bajo, Luz Abril a la guitarra y María Lázaro a la batería— y la mejor interpretación de la pamplonica.

En su directo, la artista alternó música para bailar con la de compartir lágrimas (de sal), reflexión naïf sobre la tristeza que presidía en escenario una nube de neón que bien lloraba corazones. En el primero de los bises, su ‘Nana triste’ con Teresa Gutiérrez a las teclas dejó una de sus versiones más memorables.

Todo un let’s go! de esta chica para afuera y para dentro, fiel a su ‘Contigo’ y a su ‘Olvídate de mí’, que compartió la primicia de la canción que pronto veremos en los créditos del reboot de ‘El Internado’, ‘Corre’, con arreglos de María Blaya, obsequio sorpresa para su séquito aragonés.

Al final, solo bastó una hora para que todo el mundo saliera feliz y se olvidara por unos momentos de la vida pandémica. Y un éxito sencillo y merecido, musical y experiencial, el de Natalia. Habrá que repetir, pues, más meriendas con Lacunza y sus unicornios felices.

Texto y fotos: Carlos Gurpegui & Carlota Magaña

Apoyo con tu aportación a este portal de noticias

Te podría interesar

El disco 'Música para un Teatro Invisible' de David Angulo ocupa la primera posición de Los Discos más Votados de 2021 en su 4ª semana de lista

Los discos aragoneses más votados de 2021 en la 4ª semana

En la cuarta semana sigue encabezando la lista de discos aragoneses destacados del año el …