viernes, 17 septiembre 2021
Música y porno en la red
Música y porno en la red

La gente consumidora de porno lo es especialmente de música

Las personas que consumen más porno en la red son también quiénes escuchan más música en streaming y visionan mayor número de videoclips.

Consumir material multimedia en la red se ha convertido en algo habitual para las personas de cualquier país desarrollado del siglo XXI. Hoy nos enteramos de la actualidad del mundo desde nuestros dispositivos electrónicos. También de lo que le sucede a la gente con la que tenemos algún tipo de vínculo. Cada vez más por Internet y menos conversando en torno a unas cervezas. La aparición de la covid-19 ha propiciado aún más que nuestros hábitos se consoliden hacia las pantallas en detrimento del cara a cara y el contacto físico.

Aunque en las encuestas un alto porcentaje de la población no lo reconozca, los videos xxx han pasado a ser parte de nuestro día a día. Cuando las relaciones cercanas entre personas no pasan por su mejor momento y las nuevas tecnologías propician acceder a un variado material con un solo clic, el resultado es una red de redes que responde a unas demandas muy concretas. Hace no tanto, las cintas VHS resultaban engorrosas, poco discretas y su desgaste era rápido. En la actualidad, un sencillo smartphone nos mantiene en conexión con el mundo. En realidad, con la versión del mundo con la que demostremos mayor interés en cada momento.

El streaming de material multimedia

Nuestras necesidades personales, corporales e intelectuales no desaparecen con un cambio radical de contexto social y se ven resueltas de modo sencillo gracias a las redes sociales, las páginas web y, principalmente, los materiales multimedia. Es por ello que quien disfruta vídeos pornos de modo frecuente, y está habituado al consumo de streaming, es una persona que emplea, además, varias horas a la semana a escuchar música en la red. Ya sea a través de plataformas digitales como Spotify, Deezer y Appe Music; desde vídeos de YouTube o Vimeo; e, incluso, en podcast y radios online; millones de personas compaginan en sus dispositivos el sexo con la escucha de música.

Hay otros hábitos de carácter sexual muy comunes entre quienes viven la música en streaming. A la visualización de diferentes vídeos eróticos o de género pornográfico hay que añadir nuevos modos de relaciones sexuales. En ellos no es necesario tocarse y, a veces, incluso, ni verse. Se trata del cada vez más tradicional chat erotico que pone en contacto a dos personas incluso de continentes distintos. No obstante eso no impide que sienten cercanía erótica a través de una red que está atenta a nuestras necesidades más inminentes. Porque somos las personas las que construimos las redes y no al revés.

Apoyo con tu aportación a este portal de noticias

Te podría interesar

Retransmisión por Streaming

¿Por qué el streaming se ha convertido en una tendencia creciente para los festivales de música y conciertos en los últimos años?

Tanto los fans como los artistas adoran un buen espectáculo en directo. Cuando los fans …