Servidor y Aguirre apaciguando las aguas en el Roscón Rock de 2006.
Servidor y Aguirre apaciguando las aguas en el Roscón Rock de 2006.

COLUMNA: Back to the 2007 – Parte III

Retrocedamos un poco, consigamos un condensador de fluzo y arranquemos el Delorean. Tres de marzo de 2006, parte de la historia del concierto se fraguó en esa noche. Exactamente en el Pub El Espejo (ahora Ruta 666 en San Juan de la Cruz). Blue Joke veníamos de un año convulso, de despegue. Empezábamos a dar que hablar en foros y en la movida gracias, en parte, a nuestra principal virtud: ser unos bocazas. Episodios algo polémicos como el encontronazo con los Amaral en el Roscón Rock, algún cruce de palabras con otros grupos en las noches de rock del Liberty, vamos…lo que se dice unos insolentes. Por aquel entonces lo que más nos apetecía era la gresca, el tocar en bares y el poner el discurso del rock and roll (totalmente desfasado en esa época) en primera línea, se cruzara quien se cruzara.

Servidor y Aguirre apaciguando las aguas en el Roscón Rock de 2006.
Servidor y Aguirre apaciguando las aguas en el Roscón Rock de 2006.

 

Conocimos a varios grupos en aquel Popyrock del 2006, nos enamoramos a primera escucha de la voz de Leticia de Delirios de Medea, del punk rock de Cinco Sentidos, queríamos ser como los Project Implosion tocando (aunque servidor prefería el aroma Pavement de Silent) y descubrimos un grupo de chavales (más jóvenes que nosotros y eso ya era insultante) que flipaban con The Rolling Stones. En nuestro bando o en nuestra contra, teníamos que descubrirlo y en apenas 3 días montamos un bolo a medias (sorpresa, no había ni entradas anticipadas ni nada que frenara el proceso).

Aquella noche aparecieron Juan, José, Guille y Saúl. A pelo, con sus instrumentos y su pop-rock de los 60. Descubrimos que arrastraban gente, el bar hasta arriba al grito de “Los chicos con las chicas” o de “Rock and roll en la plaza del pueblo”. No podíamos quedarnos atrás y respondimos con Bon Scott y los hermanos Robinson. Un duelo igualado apaciguado por el humo de las cien colillas consumiéndose en el ambiente.

Blue Joke entre el humo de cien cigarros bajo la atenta mirada de Guillermo Esteban. El Espejo 2006.
Blue Joke entre el humo de cien cigarros bajo la atenta mirada de Guillermo Esteban. El Espejo 2006.

 

Tras el concierto surgió entre tequilas el encuentro, la hermandad. Muchos de los que lean esta tercera parte saben la complicidad fraternal entre Saúl y servidor. Algo que se ha ido formando a través de los años, de los lustros y que se fortalece en cada encuentro. Es imposible hablar de aquella época y no imaginarnos juntos en algún garito de mala muerte. Así los conciertos se fueron sucediendo, las colaboraciones entre electricidad y actitud. Sultans fueron, sin lugar a dudas, el grupo que mejor refleja aquella generación, “siempre con gran público en sus conciertos pero sin la suerte o la ambición necesaria para creer en el proyecto y llegar a más. Un grupo que hizo de todo en tres años pero se quemó demasiado rápido.” En palabras de Saúl Gallego.

Noches de Liberty: David de Wasabi, Jorge de Metroblues, Leticia de Delirios de Medea, Juako Malavirgen y Victor y Alex de Blue Joke en 2006.
Noches de Liberty: David de Wasabi, Jorge de Metroblues, Leticia de Delirios de Medea, Juako Malavirgen y Victor y Alex de Blue Joke en 2006.

 

Siempre dieron igual los escenarios, en pequeñas y en grandes distancias. Grupos que tocaron en Oasis, en Multiusos pero que también bajaron al barro en los bares o pequeñas salas. Las noches se confundían entre conciertos y locuras; aparecían personas como Miriam y Sara que decidían de repente montarse un grupo para hacer versiones en el Préstame una Canción. Las sinergias eran tales que aparecieras donde aparecieras siempre había alguien al que dar la brasa y si a todo esto le sumas que todos rozábamos la veintena se aclaran muchas dudas.

Rock and roll actitud en la Reset, 2006.
Rock and roll actitud en la Reset, 2006.

 

La rapidez de los eventos hizo que los grupos se fueran diluyendo, primero caímos nosotros y luego poco a poco todas las piezas del dominó se fueron desmontando hasta que en 2009 apenas quedaba nada de aquella generación, solamente los grupos que surgieron del origen, que no fueron pocos. Siempre tuve en mente el realizar algo con Guille Esteban, era otro tipo de guitarrista. Podía hablar de rock con él pero no nos quedábamos en los 70, podíamos saltar a cualquier época y estilo y conocerla juntos, por eso enseguida le recluté para mi proyecto personal. Más tarde engañaría a Blasco (ya hubo un intento con Blue Joke) y a Juan. Por fin podía estar con Sultans, un robo perfecto que a día de hoy sigo preguntándome cómo sucedió. De Sultans siempre quedarán las ganas, el poso festivo y el ansia porque llegue la noche para desmelenarnos de la mano del mejor maestro de ceremonias.

Sultans en el concierto de ASPANOA en Bass Space, 2008
Sultans en el concierto de ASPANOA en Bass Space, 2008

 

¿Qué ha cambiado de entonces? “Los músicos son personas que son profesionales y han demostrado su calidad, Sultans fue la base para iniciarse y luego crecieron, fuimos el germen de todo lo bueno que vino” dice Saúl. Lo que vino después, no estuvo nada mal. A nivel musical todos los músicos habían superado sus expectativas, lo que eran canciones de cuatro acordes ahora se habían convertido en llantos poéticos diferentes y extraños al oído. Las palabras vacías se llenaron de contenido político y nuestras apetencias sexuales se diluyeron en la monogamia y los proyectos de futuro. La noche cada vez costaba más y la oferta no interesaba tanto. No todo se apagó de golpe pero sí que fue perdiendo el interés que aportaron esos cuatro o cinco años. El Popyrock seguía pero nunca consiguió el grado de hermandad en el que un día te encontrabas a María de Síncopa hablando con Miguel de Ticket y al otro conocías a Luis Cebrián por primera vez, Octavio dejó de recorrer Zaragota y Santi Rex pasó a ser de carne y hueso.

Pocos motivos más que añadir a todo lo repasado en este eterno ejercicio de nostalgia que nadie pidió y que nos aventuramos a crear gracias a Aragón Musical (año tras año dando la cara y siendo protagonistas de este comeback). Si quieren y pueden, vengan, les trataremos bien y ¿quién sabe? Puede que conozcan a su madre, se enamoren y se metan en un buen lío.

Leer Back to the 2007 – Parte I y II / Evento Relacionado

Stabilito, D.
[email protected]

Apoyo con tu aportación a este portal de noticias

Te podría interesar

Slap! Indoor Osaka Monaurail.

CRÓNICAS: Slap! Indoor, Osaka Monaurail. C. C. Almozara, 27/11/22. Por Raquel Muñoz

El pasado domingo llegaron a nuestra ciudad la autoproclamada primera banda de funk japonesa Osaka …