miércoles, 30 noviembre 2022
C. Tangana
C. Tangana

CRÓNICAS: C. Tangana – Pabellón Príncipe Felipe (29/4/2022). Por, Leticia Sanz y Stabilito, D.

Sin cantar ni afinar pero siendo muy inteligente y con altas dosis de elegancia.  C. Tangana se presentaba ayer en Zaragoza con la fuerza organizada de un caballo de carreras. Al galope y con la pisada de un pura sangre avistando la línea de llegada. El espectáculo que ofreció Antón Álvarez fue increíble, lleno de matices y con una locura que traspasó el mayúsculo escenario para posarse en las mentes de las nueve mil almas que se juntaron en el templo deportivo de San José. Público heterogéneo a más no poder, desde la chavalada trapera hasta el caduco de turno que intenta entender el siglo XXI, todos con el objetivo de ver en primera persona la nueva jugada de Pucho. A estas alturas, sabemos que Antón Álvarez sabe jugar las cartas, curtido en el campo de los mixtapes y desde la profundidad del trap ha sabido moverse y ampliar sus círculos de influencias con El Madrileño, más que un disco, un concepto. Que tipos como los Carmona, Drexler, Calamaro o el Niño de Elche quieran sumarse a su causa ya dice que el tipo tiene algo distinto.

C. Tangana
C. Tangana en Zaragoza. Foto, Stabilito, D.

Y allá que comenzó el show con la base de Still Rapping y un Tangana motivando en el provocador a un público que ya estaba ganado desde primeras horas de la mañana. Lo que pasó en el escenario fue digno de una obra de teatro o de cualquier sala de compadreo. Una función teatral disfrazada de concierto, y en esto estuvo lo mejor y, discúlpenme, lo peor de la velada. La producción cinematográfica que ofrece este tour es inimaginable, es la grabación y reproducción de un videoclip en directo y con una calidad innegable. Pero claro, los que estamos curtidos en mil conciertos echamos de menos la complicidad entre banda y público, el que los artistas se dirijan a los mortales con una mirada y no con una mirada a través de una cámara. En una sociedad acostumbrada a tener pantallas delante las veinticuatro horas puede que sea un acierto, servidor echó mucho de menos el reto que ofrece la superioridad del escenario.

Un escenario lleno de distintas escenas, la sobremesa de amigos que se lanzan a cantar, el camarero con dosis de verdad, los metales por aquí, los palmeros por allá, y entre medio una alta gama de canciones de calidad. Porque C. Tangana ha conseguido tener un cancionero redondo, ayer sonaron Ateo, Yelo, Párteme la cara o Tranquilísimo y parecían himnos con mucho recorrido. El pabellón retozando y coreando cada gemido y Pucho crecido, disfrutando y sintiendo el concierto con el alma en un puño. Demasiadas mujeres hizo temblar el piso, Ingobernable fue verbena popular y Nominao sonó tan elegante como el vestuario de todo el equipo (increíble el movimiento del personal en toda la escena). Honk Kong me confirmó la muerte del rock and roll en esta nueva generación (sonó tan cruda y tan magna que chocó el ver al público transformado en cariátides), Comerte entera devolvió la voz al público y el mix de versiones no desentonó. El tocar canciones tan trilladas como Suavemente, No estamos lokos, Corazón Partío o Noches de Bohemia sin caer en la orquesta de fiestas de pueblo es ardua tarea.

Tú me dejaste de querer iba poniendo fin a la velada no sin antes disfrutar del arte de La Tana con un Pucho emocionado disfrutando: “Estoy en la música solamente por este momento” y con sinceridad en los labios. Difícil de digerir tan rápido la noche de ayer, creo que por fin estoy entrando en el 2022 con todo lo que eso conlleva. C. Tangana sentó las bases volviendo al pasado y haciéndolo fornicar con el presente, quizás esa sea la fórmula de la felicidad, esa y un buen copazo de whisky con los amigos.

Texto / Fotos: Leticia Sanz /  Stabilito, D. (Ver álbum completo)

Apoyo con tu aportación a este portal de noticias

Te podría interesar

Slap! Indoor Osaka Monaurail.

CRÓNICAS: Slap! Indoor, Osaka Monaurail. C. C. Almozara, 27/11/22. Por Raquel Muñoz

El pasado domingo llegaron a nuestra ciudad la autoproclamada primera banda de funk japonesa Osaka …