miércoles, 17 agosto 2022
Pirineos Sur 2022. Estopa
Estopa. Pirineos Sur 2022. Foto, Jaime Oriz

Pirineos Sur regresa con casi 5000 asistentes al primer concierto de Estopa

Después de tres años, el Anfiteatro de Lanuza volvió a abrir sus puertas con lleno absoluto y entradas vendidas para todos sus conciertos desde más de 25 países.

Tres años sin Pirineos Sur son demasiados. Y la respuesta del público fue aplastante: 4.900 personas, aforo completo y con entradas vendidas para todos sus conciertos desde más de 25 países diferentes, acudieron a disfrutar de los conciertos de Estopa y Maruja Limón.

El Anfiteatro de Lanuza volvió a abrir sus puertas para albergar uno de los festivales más importantes del país, y con uno de los escenarios más bellos. Su primera edición se celebró justo ahora 30 años, pero tras noches memorables como la de ayer, habrá Pirineos Sur durante muchos años más.

Buena parte de la culpa de este arranque la tuvieron dos hermanos de Cornellá que desde que fundaron Estopa a finales de los 90 no han hecho más que cosechos éxitos con su personal mezcla de rumba y rock. “Tu calorro” y “Vino tinto”. No necesitaron mucho más para que el abarrotado Anfiteatro de Lanuza estallase en júbilo. La intensidad no decayó. Al poco llegaron “Fuego”, “Camiseta de rock and roll” o “Hemicraneal”. El éxito de Estopa es intergeneracional. Nuevos y viejos clásicos; todo les funciona.

Pero es indudable que cuando recurren a las canciones de sus dos primeros discos, esas que están grabadas a fuego en la historia del pop español y en buena parte de los recuerdos de esa generación que les encumbró, es cuando su éxito es incontestable. “Partiendo la pana”, “La raja de tu falda” o “El del medio de los Chichos”, intercaladas inteligentemente es un generoso setlist, les aseguró que su primer concierto en Pirineos Sur sea recordado durante unos años.

Esa cercanía que ha caracterizado a los hermanos Muñoz atravesó sin problemas el pantano de Lanuza (en el que no tardaron en zambullirse varios fans), certificó que su música ha traspasado a varias generaciones y aún dio más lustre a una trepidante recta final con las muy esperadas “Ojitos rojos”, “Cacho a cacho” y “Como Camarón”.

Maruja Limón regresaron a Pirineos Sur 2022 tras la destacable actuación que firmaron en 2019, el último año en el que se celebró el festival. Si en aquella ocasión dieron rienda a su desacomplejada fusión de estilos en el escenario de Sallent de Gállego, en esta ocasión derrocharon talento y desparpajo en el Lanuza, contagiando su ritmo a medida que transcurría su show.

El quinteto (con refuerzo de una música en directo) no necesitó más que una formación clásica de batería, bajo, guitarra española, trompeta y dos voces para contagiar al público con su ritmo, que tanto se acercaba a la rumba, al flamenco, al rock o a la música latina. Su desparpajo, cercanía y letras llenas de compromiso social redondearon una actuación que sirvió como perfecto arranque del espíritu de Pirineos Sur.

Apoyo con tu aportación a este portal de noticias

Te podría interesar

Estopa. Pirineos Sur 2022. Foto, Jaime Oriz

Pirineos Sur 2022 cierra una edición con récords de asistencia en Lanuza

Pirineos Sur 2022 consigue aproximarse a los 45.000 espectadores y logra cuatro sold outs La …