Agenda:
The Crimson Crew & Friends. C.C. Universidad, Zaragoza.29/06/2024 Foto, Javier McSeagran
The Crimson Crew & Friends. C.C. Universidad, Zaragoza.29/06/2024 Foto, Javier McSeagran

CRÓNICAS: The Crimson Crew & Friends. C.C. Universidad, Zaragoza. 29/06/2024. Por Alejandro Elías

Aunque uno sea melómano hasta la médula desde hace muchos años, no deja de sorprenderse al encontrar gente que comparte ese mismo amor por la música. Es el primer pensamiento que me sobrevino ayer al entrar en un abarrotado Centro Cívico Universidad para presenciar el concierto del colectivo musical zaragozano llamado The Crimson Crew. Y es que eso es precisamente lo que se desprendió durante toda la velada tanto abajo como arriba del escenario: una pasión inquebrantable por la música. El citado colectivo lleva ya varios años ofreciendo conciertos esporádicos dedicados a diferentes artistas -King Crimson, Van der Graaf Generator- o periodos musicales concretos -el pop de los 80-, y ayer hicieron lo propio con la escusa de celebrar el XXV aniversario de Pollo Records, una especie de ficticio sello discográfico creado por Santiago Mayayo con ninguna otra pretensión que compartir sonidos y canciones. Por sus filas han figurado y figuran un nutrido y variopinto grupo de músicos afincados en Zaragoza, los cuales se intercambian instrumentos durante los shows e interpretan las canciones del set list mezclados y agitados. Hasta diecisiete personas subieron ayer al escenario para desgranar un repertorio que no dejó indiferente a nadie y del que muy poco se sabe antes de comenzar el show, pues es uno de los atractivos de su espectáculo: la celosa intimidad que guardan sobre las canciones a interpretar. Comenzaron de manera sublime nada más y nada menos que con “Road to nowhere”, quizá la mejor canción de Talking Heads, para la que además replicaron de manera precisa ese coro góspel del inicio juntando a más de diez voces en diferentes tonos y la voz principal de un Edu Mecanismo transmutado en David Byrne. Con Ernesto Cossío a los mandos, el concierto adquirió un tono fronterizo atacando composiciones de Javier Bergia, Linda Ronstadt, Calexico o una maravillosa “Jesus, etc.” de Wilco que gustó especialmente. El propio Santiago Mayayo se puso tras el micrófono para cantar canciones de Eels, The Black Keys o The Doors; pero fue con la soberbia versión del “Desert raven” de Jonathan Wilson con la que consiguieron atrapar al numeroso público y arrancar una ovación pura y real. Fantásticos arreglos para una interpretación pausada y sentida en lo que, a título personal, fue el punto álgido del concierto. Hubo también momento para The Beatles con “A day in the life” y el recuerdo a uno de los ex miembros del colectivo fallecido recientemente: el por todos querido Iñaki Fernández. Con Gonzalo de la Figuera convertido en Ian Dury y Edu Mecanismo de nuevo en David Byrne -extraordinario baile emulando el “Stop making sense”- se llegó al final del show, no sin antes reunir a prácticamente todos los miembros en el escenario para poner punto y final con “I just can’t get enough” de Depeche Mode que, con arreglos de viento, sonó del todo sorprendente.

Texto: Alejandro Elías / Fotos, Javier McSeagran

.Apoyo con tu aportación a este portal de noticias

Te podría interesar

Lila Downs. Pirineos Sur. 2024. Foto por Jaime Oriz

CRÓNICAS: Mulate Astatke y Lila Downs. Pirineos Sur, 14/7/2024. Por Beatriz L.

Terminó la segunda semana del Festival Pirineos Sur con Mulate Astatke y Lila Downs, que …