Iris Azquinezer
Iris Azquinezer

Iris Azquinezer

Cargando mapa....

Llevar a tu calendario en GoogleDescargar en formato ICal

Fecha/Hora
Día(s) - domingo, 15/08/2021

Hora: 21:00 h.

Ubicación/Sala
Iglesia de San Martín de Hecho

Localidad
Hecho / Huesca

Entrada Libre

Entradas / Taquilla
Adquirir Entradas Compra tu entrada

Categorías

Nací en Madrid el 5 de Julio de 1984, era martes, justo después de un antojo de churros de mi madre.

La escuela de música de Arenas fue escuela piloto en España. Tenía un profesorado muy entusiasta y pionero en la enseñanza musical infantil que consiguió convencer a muchas familias para que la música fuera una parte muy importante de nuestras vidas. Era algo cotidiano, encuentros continuos de una comunidad que dedicaba mucho tiempo y amor a nuestro aprendizaje. Yo iba a violonchelo, grupo de chelo, piano, grupo de piano, educación musical, coro, cámara y orquesta desde muy pequeña. Puede parecer mucho, pero la escuela de música estaba al lado de la plaza del Ayuntamiento, donde aún se permitía jugar con la pelota, así que en mitad de un pilla-pilla: ¡Raquel, Iris, Isa, Jara, os toca grupo ahora!, corríamos a nuestras clases. No había tantas negociaciones con los niños como hay ahora. Era genial, la música era una forma más de juego entre nosotros. Aunque a veces se podía poner muy seria la cosa… Como todo en la vida.

Empecé a impartir clases cuando tenía once años. Mi primera alumna fue Elena, que entonces tenía nueve. Hoy en día sigue tocando el chelo. Me encantaba enseñarle. Las clases duraban 45 minutos, pero a mí me suponían días de trabajo, porque preparaba todo con mucha atención, lo escribía, planteaba diferentes dificultades para cada ejercicio, ensayaba mi posible respuesta a cada situación, lo hablaba con mi madre, y siempre preparaba material para diez clases más. Así cada semana. Mi siguiente alumna fue María Elena, actriz y bailarina que trabajaba con mi padre. En la segunda clase, la vi muy incómoda, algo raro pasaba, tardé un rato en darme cuenta… ¡Le había colocado el chelo del lado contrario!

A los veinte años conseguí irme a Alemania, había ahorrado dinero para estudiar un año, y ya veríamos cómo me desenvolvería allí. Fui a estudiar a Detmold, una ciudad pequeña con una universidad magnífica. Mi profesora se llamaba Xenia Jankovic. Me impactó. Por su fuerza, su carácter, su constante cambio, su amor hacia la música, su absoluta dedicación a este arte, que exige tanto de uno mismo. Junto a ella pasé muchos años aprendiendo, descubriendo, tanto de música como de mi misma y de la vida.

En Detmold, te juegas toda tu carrera, cinco años de tu vida, en dos días. Un recital de 45 minutos por la noche, y al día siguiente por la mañana, lo que se llama el rigoroso. Que sí, exige mucho rigor, sobre todo porque tienes que tocar mucho repertorio y no has pegado ojo en toda la noche. Pero todo fue muy bien y obtuve una notaza con la que pude postular a todo lo que puedes estudiar después de terminar la carrera. Así que con esta ansia que me caracteriza, lo hice todo a la vez. Un máster en músico de orquesta, un postgrado de música de cámara con mi cuarteto y el postgrado de solista.

Pienso con cierta añoranza en este tiempo, porque en el momento, estás tan agobiado y quieres tantas cosas, que no te das cuenta de que estás viviendo uno de los momentos más privilegiados de tu vida. En 2010 nos presentamos con mi cuarteto a las pruebas para estudiar en la Escuela Superior de Música Reina Sofía junto a Günter Pichler, fundador del cuarteto Alban Berg. Lo logramos, y durante ese tiempo en España, me di cuenta de que quería volver. Así que me pasé los dos años siguientes viajando entre Madrid, Detmold y Dortmund, hasta que terminé todos los postgrados.

Cuando decidí volver definitivamente, todo el mundo me decía que estaba loca, que España estaba fatal económicamente, que no había apoyos a la cultura, que no había oportunidades, que era imposible hacer una carrera aquí. Es así, es cierto que estoy un poco loca, y en España te ponen francamente difícil lo de ser músico.

___

El Festival Internacional en el Camino de Santiago cumple 30 años como una referencia indiscutible en la música antigua. La Diputación Provincial de Huesca ha sido siempre consciente del valioso patrimonio histórico y artístico que enaltece los tramos que discurren por el territorio altoaragonés.

Buscar por / Iris Azquinezer

Te podría interesar

Apoyo con tu aportación a este portal de noticias

Te podría interesar

The Kleejoss Band en el Rock & Blues con la gente sentada antes de la fase 1. Foto de Jaime Oriz.

¿Volvemos a la normalidad? Se lo preguntamos a 7 salas de conciertos

En unas horas, la hostelería en general y las salas de conciertos privadas de Aragón …