Los delincuentes suelen estar en los despachos de las discográficas (Amaral, entrevista en El Mundo, 4/12/06)