Lunes, 21 Agosto 2017
Inicio / Contenidos / CRÓNICA: CYAN. La Ley Seca, 5/04/2013. Por Stabilito, D.

CRÓNICA: CYAN. La Ley Seca, 5/04/2013. Por Stabilito, D.

Puedo parecer un pesado (¿a estas alturas?) pero sigo intentando buscar la solución a la crisis artística actual. Encontrar el fundamento de la lógica mediante la cual actúan las masas es ardua tarea y servidor pasa horas y horas meditando sin resultado alguno. Cosas veredes, amigo Sancho. Ayer, en la magnífica sala La Ley Seca (menos es más, y el sonido y la programación que están consiguiendo es digna de Premio Nobel) y bajo el auspicio de Arcade Producciones, CYAN se presentaban, una vez más, en la ciudad del viento. Con su nuevo disco bajo el brazo, Delapso, y contentos por resistir en estos tiempos de esparto emocional.

Los barceloneses hacen lo que quieren y lo que sienten en el momento moviéndose como un equilibrista en esa línea que separa el pop del rock. Una mezcla tan deliciosa que hasta molesta que no llegue a más público. Y eso es malo porque últimamente se está convirtiendo en la tónica habitual. Abrieron la velada con Aquitania, uno de los cortes más intimistas del álbum. Electricidad, momentos de pausa y sintetizadores inteligentes que recuperan la cordura de las canciones de antaño. Dicen, afirman y confirman que adoran los 90 y eso se deduce en temas como Ballet Mental, Philippe Petit (repasen el documental Mano on wire por favor) o Belva.

La aparentemente desganada voz de Javi Fernandez repasa textos perfectos, sintéticos y simbólicos. Y los cinco componentes son animales de escenario, subidas, bajadas, ritmos frenéticos y estribillos de los que se clavan en la memoria colectiva. Sí, sonaron clásicos como Te deslizas, Volando eléctrico o Congelados por la estela. También se acordaron del Salitre de un Quique González que pronto nos visitará. Puños en alto, palmas rojas y ovación de gala. Todo fue tan perfecto que destroza la coherencia general de lo que gusta y de lo que no. Pero esa es otra batalla y estas líneas solamente rezuman paz y amor; vuelvan felices a sus vidas y recuerden que podían haber terminado en un clínex arrugado

Fotografía: Jaime Oriz
Texto: Stabilito, D.
[email protected]
http://diegostabilito.blogspot.com

 

Te podría interesar

Kase.O en Pirineos Sur by Gustaff Choos

En exclusiva la jornada histórica de Kase.O desde Pirineos Sur en 2.22 minutos

Las pruebas de sonido, los entresijos de detrás del escenario, gente sin ropa dentro del …