Martes, 28 Marzo 2017
Inicio / Crónicas / LOS INCAS (Por Amankay)

LOS INCAS (Por Amankay)

El pasado viernes 28 de Abril tuvo lugar la presentación del II Ciclo de Música Latinoamericana Cantando en Plata 2006. Durante el acto, Pablo Cruz, presidente de nuestra Asociación Cultural Amankay, entidad organizadora del Ciclo, pronunció unas breves palabras a los asistentes. A continuación se sirvió un lunch que se prolongó hasta prácticamente el comienzo del concierto que abría el Ciclo.


Éste comenzó sin puesta en escena: Los músicos salieron desde el fondo, ocuparon sus asientos en semicírculo y, sin más preámbulos, tomaron sus instrumentos y comenzaron a tocar sotto voce al principio, mientras el público se iba acomodando. Los Incas gustan de comenzar así sus recitales.


La Sala Luis Galve, que contó, por cierto, con la presencia de la viuda del célebre pianista, se llenó con la música inconfundible de este grupo, que, como manifestó su director, el argentino Jorge Milchberg, cumplía ese día medio siglo desde su fundación. Milchberg quiso, para la ocasión, recordar a las personas que habían formado parte de Los Incas a lo largo de ese tiempo. No pudo evitar emocionarse mientras iba leyendo la lista de artistas, algunos de ellos ya desaparecidos.


El formato del concierto de Los Incas responde más a recitales de música clásica o de cámara, hasta el punto de enlazar unos temas con otros, conteniendo de esta manera los aplausos del público. Los Incas nos ofrecieron una interpretación impecable de su repertorio.


El particularísimo estilo de ejecución de charango de Jorge guió el recital, como un primer violín, dejando brillar las flautas limpísimas de su hijo Olivier, así como la voz profunda del violonchelo de Rob, que alternó sabiamente arco y pizzicatos según la ocasión, y, para ligar esta salsa delicadísima, la guitarra clásica de Moisés Arnáiz.


A destacar el buen hacer de los técnicos de sonido, que consiguieron captar el ambiente intimista y natural que el grupo busca en sus directos.


Comenzaron con Huayno y tundiqui, una mezcla de ritmos criollos y negros. Recorrieron en clave casi de jazz clásicos del folklore latinoamericano y temas de Jorge. Casi al final tocaron, como no, su versión de El Cóndor Pasa, tema que grabaron junto a Paul Simon, y del que se han vendido millones de copias en todo el mundo.


Sólo los puristas de charango y del folklore ponen objeciones al estilo poco ortodoxo de Milchberg. En cualquier caso, sus arreglos y su calidad interpretativa les distinguen. El sonido de esta formación es inconfundible ya desde la primera audición. Además, como dice Carlos Carabajal, el artista siempre tiene que dejar algo para los críticos. Tuvieron que salir dos veces a escena  a petición de un público en pie que les ovacionaba y pedía más.


Los cuatro consiguieron arrancar el adjetivo sublime a más de un músico de los que se encontraban en la sala. Lástima por aquellos que se perdieron una ocasión tan especial y quizá única, ya que Los Incas están retirados de los escenarios y sólo en contadísimas ocasiones acceden a tocar en directo. Todavía nos estamos preguntando qué les ha motivado a responder a nuestra invitación, e incluso por qué están dispuestos a repetir el 13 en la iglesia de Utebo y el 14 en la de Monreal del Campo.


Texto: Amankay
[email protected]

Te podría interesar

Teenage Fanclub

CRÓNICAS: Teenage Fanclub. Sala Oasis, 22/2/17. Por Jaime Oriz

Ya son casi 30 años los que llevan Teenage Fanclub en busca de la perfecta …