Jueves, 27 Abril 2017
Inicio / Columna / Crónicas de ZarAGOTA… (perdí la cuenta del 8 al 24 de Julio)

Crónicas de ZarAGOTA… (perdí la cuenta del 8 al 24 de Julio)

   Hace ya un buen puñado de días que no escribo para Aragón Musical y la verdad es que los acontecimientos, sin desbordar las previsiones ni estar a punto de provocar la necesidad de convocar un comité de emergencia, se han sucedido lentos pero seguros.


  Habrá tiempo para hablar con el pasar de las líneas del cierre de los bares en la ciudad, de la muerte de alguien que fue un adelantado a su tiempo como Germán Larone o las desavenencias conceptuales que todos tenemos en torno a la responsabilidad artística de las iniciativas que se realizan en la ciudad y alrededores.


   Pero vamos a ver, que haga un poco de memoria… sí, el Viernes 8 de Julio me puse algunas de mis mejores galas y armado con mi habitual puñado de discos me dirigí al Mar de Dios para ver al Galgo Rebelde. Antes había estado hablando con Antonio Estación, todavía un poco desorientado por el cierre de la Estación del Silencio, pero que me adelantó algunas ideas para el Bunburazo (la quedada general que los fans de Enrique Bunbury van a realizar el 17 de Septiembre en la ciudad), me ofrecí amablemente a pinchar un rato antes del concierto. La idea es que los bunburianos venidos de todas las partes de España escuchen por una vez las versiones originales de las canciones que Enrique ha grabado, tocado en directo o versioneado en fiestas piratas. Así con la primera lista me salían unas 60… Radio Futura, Elvis, Bowie, Gabinete, Cohen… puede ser bastante curioso. Aunque más tarde os contaré algo más del Bunburazo o como hay gente en la ciudad que somos LOPEOR… (un saludo para mi hermano Antílope Volador). Pues en la ebullición de mis listados de canciones me presenté en el Mar de Dios a ver el penúltimo proyecto de Jesús López (exClubEléctrico, Lágrimas de Mermelada y Malamente), El Galgo Rebelde, una superbanda que incluye a Blanca de Días de Vino y Rosas, en teclados y sintetizadores, Quique Mavilla de Distrito 14 en el bajo y Constan Pradas (que ha estado en un puñado de grupos, Combays, Malamente o los ZAS, que por cierto, tienen a la venta su primer disco, un directo sin retocar que sólo se puede adquirir si vas a Pirineos Sur y se lo compras en mano a Lord Safrassas) en las percusiones. Jesús López es un compositor de los que quitan el hipo, pero la banda andaba un poco falta de rodaje, el sonido, que pretendía ser entre fronterizo y arrabalero no me acabo de convencer, un sonido de sintetizador ronroneaba a través de todas las canciones, como el ruido de fondo de una radio sin sintonizar… no sé, las canciones nuevas cumplen el expediente y poco más, en los temas de Malamente la voz del López se queda un poco justica comparada con la de Fernando Frisa, (recuperó Beatriz… y alguna más) aunque sigue helando la sangre escuchar En los sótanos del cielo. Al día siguiente estaba tomándome unos vinos con Algora y se lo comentaba, debe ser una cuestión de ensayos, porque toda la gente que participa son de primera fila.  


BUNBURAZO


   Además El Galgo Rebelde ha incluido un nuevo fichaje en sus filas: Paco Lahiguera, guitarrista del Niño Gusano, productor y técnico de sonido de todas la bandas que quieran que su música suene decentemente. Para verle aparecieron gente de Big City y Sergio Vinadé, compañero de correrías en los dorados años noventa. Aportó electricidad en algunos temas, pero temo que habría que incluirlo en el capítulo de experimentos fallidos que pueden remontarse con unas tardes más de ensayos. De todas maneras yo había quedado con Santi Rex, que aprovechó para contarme sus batallitas en el día del Orgullo en Madrid, de cómo conoció a Marc Almond en pleno éxtasis alcóholico, y mientras me invitaba al gintónic que me debía desde su cumpleaños aún tuvimos tiempo de que recordáramos historias de los John Landis Fan… ay Santi que me tengo que abrir al Candy, que estos discos que llevo no se van a pinchar solos.


   Cené una tapa de pulpo a la gallega con Fernando Frisa en el bar que hay al lado del Candy Warhol  que, según reza en el letrero luminoso, se dedica a la foundé o fundí…vamos lo que viene a ser usar el calor para darle sabor a los alimentos crudos y hacerlos comibles. No me gusta mucho el pulpo pero la verdad es que estaba cocinado de maravilla… la noche en el Candy tranquila, vinieron algunos amigos y les obsequié con un puñado de cd´s de mezclas, a saber: Jose Lapuente se llevó Siempre me consideré un tipo elegante, recopilatorio de crooners oscuros y malditismo, Diana García, que estaba de vacaciones obligadas por el cierre de la Morrissey, La Modelo, una selección de canciones de los ochenta, Ana que se pilló Suspiros de España, material extraido de los grooves más salvajes de entre los grupos españoles predemocracia. Y Santi Rex que hizo el aguante casi hasta el final, se llevó el último de la noche,  Llámale loco… un puñado de canciones que deberían hacer más pasable este verano en la ciudad. Cada vez estoy más anciano en lo que concierne a mis excesos nocturnos, así que no pude más que decir que no a la oferta de Santi para pasarnos a tomar unos chupitos por el Central. No deja de ser curioso que unos días después me escribiera un mail Pablo Sullivan para comunicarme el cierre salvaje del bar que con sus escaleras mal colocados ha provocado más accidentes entre los crápulas de la ciudad y que siempre fue una referencia en la nocturnidad impertinente y desdeñosa de las formas más típicas y tópicas. Y todo eso al carajo de un plumazo. Ya perdonarán.
 
   Al día siguiente me desperté sin resaca, la habitación no tenía señales de haber sido demolida, así que no me había convertido en Charly García, sólo tenía ganas de beber cocacola para desayunar…pero ni eso. La nevera me miró, comprensiva, a los ojos y sólo me ofreció un poco de leche. En mi propia casa… de verdad que esto es una pena. Por la noche había cena de Confesiones de Margot. Después un par de números espléndidos apetecía verse las caras todos a la vez  (normalmente contacto con cada colaborador por separado, en cuanto se juntan empiezan a jugar o a tirarse del pelo y no hay manera de hacer nada útil). Primero unos vinos en Los Atunes, lugar triste que conserva la memoria estructural de La Caja de los Hilos (pues sí que nos hemos quedado sin lugares en la ciudad… así cómo no va a ganar dinero el Bacharach), donde está pinchando durante todo el mes de Julio López Pérez Pinchadiscos, uno de las mentes bulliciosas que evitan el avance de la oscuridad y mantiene a las tropas de Mordor más allá del límite de Torrero. Por cierto que López Pérez, que no apareció por un error de comunicación, va a estar junto con Arturo Puresoul, la Fundación Tony Manero y más gente en el festival Clic Jaca, el 19 y el 20 de Agosto, si estáis por allí u os podéis acercar hacedlo, yo creo que merecerá la pena. Es más si consigo alguien con quien subir allí estaré (la problemática de no tener carnet de conducir).


    En los Atunes fueron apareciendo los margot que no habían encontrado una buena excusa para quedarse en casa… el primero fue Algora, con un buen puñado de historias, entre la que destacaba la que se refería al energúmeno que había encontrado un hueco en la madrugada para realizar una original pintada, por el uso de adjetivos, más que nada… si alguien lo vio u oyó la frase que durantes unas horas quedó plasmada en el local más in de la actualidad que me mande un mail a [email protected] y le obsequiaré con una sesión, portada en color y mandada a casita en un cuco paquetito. De cualquier modo conseguí que me devolviera unos libros que tenía desde que nos pegamos una tarde en casa de mis padres corrigiendo Cielo ha muerto… en fin. También vino Eva Puyó, la escritora, que no pudo quedarse a cenar, cosas de compromisos anteriores que me dio una charla magistral sobre qué coño es eso de la videodanza, que, para los incultos: no es una chica a la que han grabado bailando… es más complejo, bueno, que ella misma os lo cuente. El Rex, con una monumental resaca se excusó por teléfono y el resto, pues a cenar…


   Y menuda cena, Josema Fanzine comió suficicentes cigalas como para que su ADN se fusionara con el del marisco, Pablo Sullivan abrió la caja de los truenos descubriéndonos sus mitos sexuales más sucios y tras eso toda la redacción se lanzó a comentar sus deseos ocultos: Ana Botella, Sánchez Dragó, Rodrigo Rato, Isabel Presley, Ana Rosa Quintana… de lo que se puede inferir que mejor no hablar de ciertas cosas. También aprendí que la tarta de whisky está mucho mejor con una chorradita de agua de fuego por encima. Fuimos a tomar la primera al Bacharach, de camino llamamamos a Simón Salmón que andaba por los madriles en su habitual seguimiento de Sergio Makaroff por toda la península y nos informó del avanzado estado de sus cavilaciones hacia el cambio definitivo en su opción sexual. En el boliche  pinchaba Moreno Campeón, una selección absolutamente exquisita de surf, rockandroll clásico y grooves. Me quedé prendado, creo que le voy a pedir que se encargue de pinchar en la próxima fiesta del fanzine. De cualquier forma mi euforia y mis ganas de diversión se deshacen a una velocidad inusitada (prueben a usar en esta parte la metáfora del hielo y las  noches de estío zaragozano, seguro que aceptarán), así que los dejé con sus espíritus jóvenes y enamorados… aún me quedaban heridas por lamer.


   Esto ha sido la primera parte…queda el concierto de los Vibrants, la exposición del Eterno Femenino, Los Cármenes y mis cada vez más desiertas sesiones en el Warhol… pero para eso inventó George Lucas  las segundas,  las terceras partes y las precuelas.


Octavio Gómez Milián
[email protected]

Te podría interesar

COLUMNA: El Ánchel va de rule por la ciudad. Agosto 2015 (1/2). Por Ánchel Cortés.

VA DE REYES … DEL RNR, OF COURSE Más de una vez he comentado tanto …