Sábado, 19 Agosto 2017
Inicio / Crónicas / EXPLOSIONS IN THE SKY. Oasis club teatro de Zaragoza, 5/11/11

EXPLOSIONS IN THE SKY. Oasis club teatro de Zaragoza, 5/11/11

Uno de mis pequeños placeres secretos -uno de esos que me confirman que el mundo todavía puede ser un lugar apetecible- es caminar solo por las calles del Casco Viejo de Zaragoza en dirección a la Calle Boggiero momentos antes de presenciar un concierto en la Sala Oasis. Suelo repetir el mismo ritual: en mis oídos suena la música del grupo en cuestión mientras recorro esas calles mojadas sin ninguna prisa hasta detenerme en la calle El Temple, donde sacio mi sed comprando una lata de ambareño licor que me acompaña hasta la misma puerta del centenario teatro.

El ritual de este pasado sábado no sufrió ninguna alteración, excepto que la música que sonaba en mis oídos era de Explosions in the Sky. Esa pequeña –o gran- variación perturbó todo mi trayecto: una extraña belleza transformó cada esquina que doblé y una sensación de melancólica felicidad invadió cada uno de mis pasos hasta llegar a mi destino. Sentí que con la llegada de la banda de Austin llegó también el otoño a Zaragoza y que tras su concierto, una noche infinita nos ofrecería de nuevo todos esos placeres que siempre nos fueron permitidos.

Es imposible definir la música de Explosions in the Sky e igualmente imposible definir sus conciertos. Quizá su mejor definición resida precisamente en su nombre y quizá ellos mismos, sabedores de la imposibilidad del fenómeno, hayan querido ponérselo fácil a aquel que decide acercase a su arte. Casi dos horas de música instrumental ininterrumpida fabricada por tres guitarras, un bajo y una batería. Jamás algo tan sencillo ha conseguido llenar un espacio tan grande y, a su vez, conseguir un efecto tan emocionante. Pequeñas explosiones en el cielo de diferente magnitud destrozaron ayer los corazones de todos los espectadores que abarrotaron –como pocas veces se ha visto- el Oasis Club Teatro. Algunos lo llaman “post rock”, pero lo cierto es que los tejanos hacen gala de un eclecticismo instrumental sólo comparable con ellos mismos. Ecos a Pink Floyd, The Cure o Sonic Youth presagian su querencia por bandas de culto de décadas pasadas que, junto a eternos pasajes oníricos, transforman esas explosiones en verdaderos fuegos artificiales que tiñen de mil colores el cielo nocturno. Los efectos analógicos y digitales de las tres guitarras son, sin lugar a dudas, los protagonistas absolutos de su sonido. Delays, trémolos y chorus predominan por encima de otras texturas sonoras que consiguen atraer la atención del espectador, subido desde el primer instante del concierto en una montaña rusa con subidas y bajadas de tiempo, ritmos increíbles de batería y graves que hacen contener la respiración a más de uno.

Es obvio que Explosions in the Sky persiguen en cada una de sus actuaciones la catarsis en el espectador, es decir, “una purificación, liberación o transformación interior suscitados por una experiencia vital profunda”. Y es obvio también, a juzgar por la respuesta del público, que lo consiguen al 100%. Ninguno de los presentes salió de la sala con sensación de indiferencia; todos y cada uno de nosotros asimilaremos el concierto de manera distinta hasta poder definir las sensaciones exactas que nos han producido esas explosiones en el cielo.

 

Texto: Alejandro Elías
Fotos: Lara Albuixech (Gustaff Room)
 
Concierto en Zaragoza

Te podría interesar

CRÓNICAS: Rufus Wainwright. Teatro Principal de Zaragoza, 6/6/17. Por Stabilito, D. y Ángel Burbano

Hay noches mágicas por los acontecimientos que ocurren por casualidad, otras, sin embargo, vienen programadas …