lunes, 18 diciembre 2017
Inicio / Contenidos / GRABACIONES: GEN. Qué tramáis, modernos (Magofermín, 2014). Por Stabilito, D.
Portada del disco de Gen

GRABACIONES: GEN. Qué tramáis, modernos (Magofermín, 2014). Por Stabilito, D.

El otro día comentaba con un amigo que de vez en cuando siempre viene bien una bofetada de realidad que nos ponga firmes, alertas ante los perros y buitres que nos acechan. Esto es lo primero en lo que pensé cuando enfundé el recién estrenado disco de GEN en mi estéreo. Palabras sinceras envueltas en sonidos crudos de lenta digestión; el mensaje llega fuerte y el receptor no puede devolver el golpe y tiene que asumir la verdad. Y es que después de la inocente intro, el rugido es atronador y carga contra modernos, carcas, fascistas, intelectualoides y todo el que se cruza por el camino de la veterana banda que, cargada de razón y de lucha solidaria, da a luz a su quinto trabajo, esta vez grabado en el local, rasgo que no resta calidad sino que gana el sonido directo que necesita un grupo de serie B, como ellos se autodenominan.

Del caos al cosmos tiene todos los elementos para convertirse en un clásico inmediato, un ataque al postureo, al “yo la tengo más grande” y al mundo gafapastil. Sólo sois asesinos deja preguntas y maldiciones en el aire mientras la batería escupe ritmos cortantes. La sed y el hambre suena a rock alternativo, a puñal, como la voz rasgada de Raúl. A lo largo de todos los temas sorprende el sonido profesional que han logrado sacar, siendo los grandes culpables de ello Franchi y Kay, es la técnica del menos es más y ellos se lo guisan y se lo comen porque lo valen.

Al caer habla de renacer, de ver como todo se nos va a la mierda mientras solamente podemos negar con la cabeza. Sin abandonar la frenética base rítmica, GEN aceleran con Hotel Picassent, canción que, salvando las distancias, podría versionar unos modernos como Leon Benavente (disculpen la malicia). El vuelo de las moscas se presenta como uno de los temas más interesantes del disco, quizás por la colaboración de Nacho Lampreabe (Lana Lee, Camille, Zarápolis), uno de los guitarristas más originales de la ciudad.

Despiértame abre la segunda parte del álbum transportándonos directamente al local de ensayo, pudiendo sentir el sudor, el humo y la humedad de la cloaca en la que vivimos. La voz de la conciencia, el Pepito Grillo armado de garrote vil nos invita a pensar más allá del titular en Estructural para iniciar la recta final con una hilera de temas directos y contundentes como pueden ser Nos asesinan y A variable o renta fija. Para el final el poso calmado de Mentiras con una sucesión de greatests hits del juego político español. GEN dan, una vez más, una lección de lucha desde el arte musical. Porque la música concienciada vale el doble y porque no hay mejor escuela que la de la ávida oreja y la lectura crítica. ¡Entalto GEN!

Stabilito, D.
[email protected]

Portada del disco de Gen
Portada del disco de Gen

Te podría interesar

Proyecto Dharma participando en Aragón Musical 'EnVivo'

EnVivo #9: Proyecto Dharma presentan ‘Noches Enbruto’ y tocan dos temas

Ha habido tiempo también para hablar de aquella Zaragoza de los 80s y primera mitad …